elíjeme o piérdete, no soy tu segundo plan

Está de moda buscar el “It's a Match!” y al conseguirlo hacer caso omiso. Todo esto pone el arte de conocer ese “alguien especial” más difícil cada día. Ante el fracaso puntual, es más fácil pasar a otra persona. Y a otra... y a otra... y a otra...

Aplicaciones como Tinder o Badoo tienen el control de quien conocemos y cómo, sin mencionar la substancial inversión emocional que nos hacen dedicar en la búsqueda de la pareja perfecta. Conocer gente a través de las aplicaciones funciona para muchas personas, ya que son rápidas, fáciles y económicas, porque seamos honestos... ¿quién puede permitirse el lujo de salir todas las noches? Pero rápido y fácil no siempre es tan divertido o, en última instancia, tan gratificante.

Tener “presuntamente” un banco de opciones a un clic de distancia, recibir comentarios, notificaciones, likes, chatear con la proyección perfecta de la mujer, hombre o cualquier otra identidad de género, es algo demasiado bonito para gestionarlo de forma saludable. Hoy mientras hablamos con alguien, cabe la posibilidad de que tenga una docena de pretendientes en el banquillo de suplentes, es decir, que tenga una "supuesta" lista de posibilidades sin haber cruzado siquiera la puerta de su casa.

En 'If not you, nobody' estamos convencidos de que cada uno de nosotros debemos de sentirnos “exclusivos” y “únicos”, por lo que nunca existirá más de una conversación a la vez. Durante el tiempo que pasemos conociéndonos, sabremos con certeza que no habrá nadie más y dejaremos de pensar que estamos ante un coleccionista de “matches” o una “diva digital”.

Gánate mi atención o piérdete en el infinito. Tú, yo y nadie más. ¿Capisci?

Envíanos tus comentarios o simplemente haz una pregunta. ¡Nos encantará poder hablar contigo!
Contacta
Si te gusta, compártelo con más gente